Viernes 25/02/2011, 11:14

El destino toma a veces un curso extraño en Clint City.
Bastante antes de que le salieran los tentáculos, Otto se regalaba con el algodón de azúcar de Karmov, y mientras visitaba el zoo, le gustaba entretenerse mirando las morsas; todo eso ocurrió hace mucho, cuando aún estaba lejos de imaginar que un día Eggman se convertiría en el nuevo guardia del zoo.
Con respecto a  Zhu Tang, el miembro del Fang Pi Clan con un sable maldito, Otto nunca se lo ha cruzado, y puede que sea lo mejor para él seguir así.

Cancelar
Viernes 11/03/2011, 04:06

En un ratito la nueva tiradaaaaaaaa! smiley

Cancelar

Contestar el tema