Urban Rivals
?
Inscribirse            Es miembro del juego →  
Haz clic aquí si has olvidado tu contraseña.

[REL] Crónicas de Clint City: Hacia la azul inmensidad

[REL] Crónicas de Clint City: Hacia la azul inmensidad
lunes 29/10/2012, 15:14
Stajanov - Veteran English

Urban Rivals - El juego de cartas de colección masivo multijugador online
15 mensajes
[REL] Crónicas de Clint City: Hacia la azul inmensidad
Stajanov - Veteran - La AsambleaEnglish - Lunes 29/10/2012, 15:14

Un nuevo relato de mi cosecha. Comentad y valorad.

HACIA LA AZUL INMENSIDAD

Para Coleridge no había nada mejor que surcar los cielos sobre el océano, a la búsqueda de posibles víctimas para los cañones y bolsillos sedientos de los Piranas. Volando a una altura prudencial, para evitar que los albatros le “tuneasen” el artilugio, el aire fresco y el salitre en la cara eran casi tan reconfortantes como una buena jarra del ron Barcelbloodh Gran Reserva de Ector.
Pero en las aguas cercanas a Clint City escaseaban ya las embarcaciones, debido a la profesionalidad de los muchachos de Bloodh en sus labores de pillaje y a la abundancia de Ulu Watu y otras cosas molestas que se atascaban en las hélices. Por eso a Coleridge le pareció extraño ver un navío, aparentemente anclado, a escasos kilómetros del puerto. A través de los rudimentarios prismáticos que él mismo había fabricado, el Piranas observó que en la cubierta de la extraña embarcación ondeaba una bandera con una calavera negra inscrita en un círculo rojo; el emblema le resultaba familiar, pero no lograba recordar a qué banda pirata pertenecía.
« Previa12Siguiente »

2/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Lunes 29/10/2012, 15:48

Mientras trataba de hacer memoria, Coleridge vio que en el buque destacaba una gran y extraña estructura que elevaba lentamente una enorme masa de forma rectangular; cuando llegó a su punto más elevado, la estructura dejó caer el gigantesco bloque sobre el océano, junto al barco, generando una ola que creció rápidamente, alcanzando una altura de varias decenas de metros en pocos segundos. Con los ojos como platos, Coleridge aleteó frenéticamente, dio la vuelta y se lanzó como el rayo a la búsqueda de sus camaradas.
En el barco de los Piranas, el capitán Bloodh tamborileaba con sus huesudos dedos sobre el reposabrazos del sillón de mando mientras contemplaba aburrido a sus chicos. Era año bisiesto, así que tocaba revisión dental con Dante, y los Piranas se habían enzarzado en una batalla campal para procurar tener la mínima cantidad posible de dientes cuando les llegase su turno. Las muelas, botas y chorros de sangre que surcaban la cubierta de punta a punta formaban hermosas composiciones, pero hacía mucho tiempo que no se presentaba una buena batalla, y no solo de ron vive el bucanero. Últimamente hacía un frío inusual en Clint City, demasiado como para lanzarse a la incursión, y la última vez que se habían cruzado con un barco abordable Wheeler todavía hacía la voltereta lateral. Los Piranas necesitaban un poco de acción, y sobre todo beneficios, si no querían convertirse en pescadores de sardina.
3/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Lunes 29/10/2012, 16:27

Estos pensamientos atravesaban la mente de Bloodh cuando la aguda voz de Gran Vista se impuso sobre los golpes y gruñidos de la tripulación y los silbidos de Hawkins, que pasaba la fregona entre el follón: “¡Coleridge vuelve!”. El capitán alzó la vista y vio que algo se acercaba a gran velocidad, dando bandazos y dejando tras de sí una estela de espeso humo negro; sin duda se trataba de Coleridge. A escasos metros del barco, el Piranas volador empezó a descender bruscamente y aterrizó con violencia sobre cubierta, deslizándose con bastante poco estilo hasta los pies de Bloodh. Tras unos minutos de desquiciado parloteo, Bloodh creyó entender que a cierta distancia mar adentro había un barco no identificado; también oyó algo sobre una ola gigante que se dirigía hacia la ciudad, pero lo importante era que al fin tenían un objetivo del que no dejar ni los percebes pegados al casco. De un salto, se colgó de un cabo y, balanceándose sobre las cabezas de sus hombres, carraspeó levemente; los Piranas interrumpieron inmediatamente la reyerta para mirar con respeto a su capitán:

-¡A toda máquina, muchachos!¡Tenemos una presa!- Exclamó Bloodh.

En medio de un griterío eufóRico, los Piranas desplegaron con rapidez las velas y los remos, poniendo rumbo a la azul inmensidad.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
4/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Lunes 29/10/2012, 16:36

Desde la cresta del tsunami, el “Sig Mundi”, buque insignia del GHEIST, parecía dominar el océano como un colosal trono de hierro alzado sobre las aguas. Prácticamente todo el clan estaba a bordo, colaborando en la estabilización de la nave o en otras tareas de la tripulación. No había sido difícil convencerlos de embarcarse, algo lógico teniendo en cuenta que el objetivo de la empresa era arrasar Clint City con una pared de agua de varias decenas de metros de altura y que nadie sabía si las medidas de impermeabilización del cuartel general subterráneo iban a surtir efecto. Asomado a la proa, restregándose las manos como una mosca ante un pastel, Hriger disfrutaba de su inminente triunfo: el tsunami destruiría por completo cada rincón de la ciudad, incluido el Red One Motel, y depositaría armoniosamente el barco en tierra, dejando a los GHEIST como dueños y señores de lo que antes había sido Clint City; todo el mundo ganaba. Bien, todo el mundo salvo los millares de clintdadanos que serían evaporados; en fin, nunca llueve a gusto de todos.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
5/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Lunes 29/10/2012, 19:14

El navío de los Piranas volaba, más que navegar, hacia el lugar indicado por Coleridge. Puff mantenía las velas al límite de su capacidad, y Baba marcaba el ritmo al látigo de Sheryl, que a su vez se lo marcaba a quienes manejaban los remos. El propio barco parecía estar entusiasmado, y daba la impresión de esforzarse por surcar las aguas a la mayor velocidad posible. Pronto, Bloodh divisó al Sig Mundi y su extraña montura, pero ni siquiera se fijó en la inmensa ola: lo único que veía era una potencial víctima de saqueo.
Cualquier marino medianamente cuerdo habría dado la vuelta inmediatamente para alejarse todo lo posible de la pared de agua, pero Bloodh y sus muchachos no se caracterizaban precisamente por su cordura ejemplar; no conocían el significado de la palabra, y seguramente ni el propio Caelus habría tenido paciencia suficiente como para meterla en sus cabezotas. De hecho, más que recular, el ver a la presa les hizo remar aún más rápido hacia el tsunami. Cuando estaban a punto de estrellarse contra él, Bloodh ordenó a los Piranas concentrarse en la popa: el casco del navío se elevó en su parte frontal, y el barco empezó a ascender al entrar en contacto con la ola.
6/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Lunes 29/10/2012, 19:18

Los Piranas eran unos locos temerarios, pero nunca se habían metido en nada semejante, y a algunos les costó asimilar la situación: Ector se había amarrado con sus toneles al palo mayor; Aktara, acostumbrado a tener el mar debajo y no encima, lloriqueaba aferrado a la borda; Scubb, Tula y Greesh pensaron en lanzarse al mar y abandonar el pillaje, pero Bloodh había colocado estratégicamente a Taljion en popa, con el hacha apuntando hacia arriba, por si el valor de alguno de sus chicos flaqueaba. Pero el mareo duró poco. En unos minutos el barco llegó a la cresta de la ola, se elevó por un instante en el aire y chocó con estruendo contra el Sig Mundi.

-¡AL ABORDAJE!- Gritó Bloodh.

Completamente recuperados de la experiencia, los Piranas rugieron al unísono y saltaron a la cubierta opuesta, cargando contra los perplejos GHEIST, que formaron precipitadamente la defensa bajo las órdenes de Hriger.
Aunque la tripulación de Bloodh se empujaba e insultaba por llegar antes a la gresca, fue el pobre Gran Vista el primero en entrar en contacto con el enemigo: con el choque entre los buques había salido despedido de su nido de vigía, cayendo justo en medio de las líneas GHEIST. Sin embargo, la indignación de sus camaradas al ver que aquel mequetrefe entraba en liza antes que ellos aumentó su velocidad y la violencia con que irrumpieron en el Sig Mundi.
7/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Miércoles 31/10/2012, 09:47

A Sliman, que iba el primero reteniendo a sus compañeros tras sus enormes brazos, le salió al paso Mok, el deforme guardián de las alcantarillas, más irascible que de costumbre por haber sido obligado a salir de su pestilente hogar para hacer de mula de carga y guardaespaldas en el barco. Sin perder un segundo, Sliman lanzó una de sus pinzas hacia el GHEIST, atenazando uno de sus brazos; Mok dio un monstruoso alarido y agarró con su mano libre la otra pinza del Piranas, quedando los dos atrapados.
A unos pasos, Katan y Lin Xia se enzarzaban en un vertiginoso duelo. Los filos danzaban a la velocidad del rayo, soltando chispas en cada encuentro, mientras las luchadoras buscaban un hueco en la defensa de la rival. Lin Xia lanzó una estocada directa al corazón, pero Katan la esquivó y aplastó la mano de la GHEIST de un codazo, para luego golpear su cara con la empuñadura de la espada, pese a lo que su rival se recobró en pocos segundos, volviendo al ataque. Más desigual era el combate entre Baba y un grupo de gheistlings que había estado oculto bajo cubierta hasta el abordaje; blandiendo una de sus enormes mazas, el Piranas lanzaba a las criaturas por la borda como si fueran pelotas de golf, sin que lograse alcanzarle ninguno de los aguijones venenosos.
8/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Miércoles 31/10/2012, 10:13

Lejos de la batalla, Ernst y Darth treparon por el casco del barco Piranas y se acercaron sigilosamente al puente de mando. Mientras montaba y cargaba el bazuca, Darth vio por el rabillo del ojo que Ernst se detenía:

-No te pares, bola de pelo; tengo que acercarme más.- Gruñó el asesino GHEIST.

Pero Ernst se volvió, con un extraño brillo en los ojos, y saltó sobre el asombrado Darth. Ambos rodaron por cubierta hasta caer por la borda, desapareciendo en las furiosas aguas. En un oscuro rincón, Raeth guardó su flauta y desapareció.
Piranas y GHEIST luchaban ferozmente por todas partes. Sobre las vigas de la inmensa grúa del Sig Mundi, Lizbeth se defendía a duras penas de los múltiples brazos mecánicos de Gork. Habían avanzado hasta la parte de la estructura que quedaba suspendida sobre el mar, y Lizbeth seguía retrocediendo; de pronto, aprovechó un despiste de su enemigo y cortó de un tajo de su espadón uno de los apéndices robotizados del GHEIST, que aulló de dolor por las conexiones que le unían a él. Del corte salió a borbotones el fluido verdoso que actuaba como la sangre del exoesqueleto, salpicando las vigas y empezando a corroerlas: la estructura cedió y Gork se precipitó al agua, pero uno de sus brazos mecanizados agarró una pierna de Lizbeth y la arrastró con él a las profundidades.
9/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Jueves 01/11/2012, 09:00

Bloodh dio unos pasos tranquilamente por la cubierta del Sig Mundi; daba por hecho que los Piranas iban a aplastar a su tripulación, y ya pensaba en la mejor forma de desmontar por completo el barco para no dejar un solo tornillo sin saquear. Ah, pero antes tenía que encargarse de su capitán, pues le gustaba hacer eso personalmente. Seguramente sería aquella sabandija encapuchada que daba órdenes a los GHEIST desde lo alto del puente de mando. Bloodh y su tropa ya habían tenido algunos encuentros con el GHEIST, pero aquel personaje no le sonaba de nada; quizá fuera el famoso doctor, el fundador de la organización, y si lo era sin duda alguien daría muchos clintz por recuperarlo solo con las heridas no mortales de rigor. Hriger vio a Bloodh poco después de que este le viera a él, y saltó con agilidad del puente, pasando indiferente entre los combates que se desarrollaban a su alrededor para llegar hasta el capitán Piranas.

-Hoy estás de suerte, gusano; aunque tienes pinta de anguila flacucha estoy seguro de que eres un pez gordo, y solo te daré algunos tajos poco profundos, a los que me obliga mi profesionalidad, para que aún colees cuando te venda en alguna pescadería del puerto.- Declaró Bloodh cuando el GHEIST hubo llegado a su altura.
10/15
Stajanov - Veteran - La Asamblea English
Jueves 01/11/2012, 09:07

Hriger emitió por debajo de su capucha un gorgoteo que bien podría ser una risa, aunque Bloodh supuso que se trataría de un atragantamiento ante la majestuosa visión del señor de los mares. Desenvainando teatralmente su alfanje, el capitán de los Piranas se lanzó sobre su presa. Ciertamente, Hriger tenía más de anguila que de pez gordo, y esquivó sin apenas esfuerzo los primeros golpes, fuertes pero poco precisos, de su contrincante; cuando Bloodh quedó expuesto tras un ataque descendente, el GHEIST le abofeteó varias veces la cara, dando después un pequeño salto atrás para quedar fuera de alcance. Si algo parecido a la sangre recorriese el rostro de Bloodh, se habría puesto rojo. Aquella alimaña le había humillado, y si alguno de sus muchachos lo hubiese visto le harían falta más tarde muchos Taljion para acabar con el cachondeo. Era hora de ponerse serios. El capitán cambió su postura de combate y lanzó una lluvia de estocadas que Hriger tuvo más dificultades para evitar; incluso logró Bloodh hacerle un pequeño corte en la túnica, pero en ese momento el alienígena saltó y propinó al Piranas una potente patada en el pecho que lo lanzó a varios metros, haciéndole caer boca abajo con fuerza.

« Previa12Siguiente »

Urban Rivals - El juego de cartas de colección masivo multijugador online

El equipo de Urban Rivals está formado por apasionados de los videojuegos y juegos de cartas de colección como: Magic the Gathering, Dominion, Vampire, Yu-Gi-Oh!, Pokemon, Wakfu TCG, Assassin Creed Recollection, Shadow Era, Kard Kombat, Might y Magic Duel of Champions.

Play our other addictive free to play online TCG: Fantasy Rivals